Tacones pueden causar daños irreversibles.

Recomiendan no usar tacones de más de siete centímetros de altura ni zapatos de punta o muy estrechos.

Recomiendan no usar tacones de más de siete centímetros de altura ni zapatos de punta o muy estrechos.

Los zapatos de tacón alto son de esas prendas que usualmente no faltan en el clóset de las mujeres.

Con estos, se logra lucir las piernas más largas y mostrar una apariencia más esbelta y elegante, pero ¿qué más hay detrás de un par de zapatos altos?

La respuesta no es muy alentadora para las amantes de las alturas: está comprobado que el uso continuo de este tipo de calzado puede afectar la salud y, en casos extremos, sus daños solo podrían revertirse con cirugía.

Un estudio publicado por la revista “Journal of Applied Physiology” y realizado en la Universidad de Jyvaskyla, en Finlandia, concluyó que el uso continuo de tacones modifica la postura natural al caminar, lo que provoca dolores y conduce a otras complicaciones.

Daño a la salud 

David Jenkins, médico ortopedista del Hospital Calderón Guardia, concuerda con el estudio y asegura que los dos principales problemas asociados con el uso de tacones son los juanetes y las contracturas musculares.

El primer mal puede presentarse por el uso de calzado estrecho y de tacón alto, pues aumenta las posibilidades de que los dedos pulgares de los pies se desvíen hacia adentro y generen una protuberancia en los bordes externos.

El ángulo de inclinación del pie que producen los tacones, hace que se formen callos y abultamientos cuando toca sostener el peso del cuerpo.

Si los zapatos son muy estrechos, los huesos de los dedos se desviarán por la presión a la que se exponen.

El médico explicó que algunos músculos de la pierna, como el tendón de Aquiles, pueden verse afectados ante la falta de extensión por el soporte adicional. En el largo plazo, su reducción podría tornarse semipermanente, lo cual genera fuertes dolores al utilizar calzado plano.

Según el especialista, cuanto más alto es el tacón, mayores son los problemas que puede causar.

“Nadie los recomienda, a ninguna edad. El calzado adecuado tendría que ser ancho y de cuña, para que le dé soporte al pie. Sin embargo, usar zapatos con tacones de entre cuatro y seis centímetros, no debería causar ningún problema”, agregó.

Más problemas

Otras afecciones que son consecuencia del uso continuo de los tacones se presentan en las rodillas, que pueden sufrir de hiperextensión (que estén muy hacia atrás). Con el tiempo, esto afecta la postura y pronuncia la curvatura de la columna.

Los tobillos tampoco se salvan: la inclinación del pie produce en ellos la misma afectación que en las rodillas, solo que aquí puede presentarse la sensación de “punzonazos” por el choque entre huesos.

Si bien no hay una cifra específica de cuántas mujeres se ven afectadas por estos males, Jenkins asegura que se trata de padecimientos que él atiende todos los días.

Para evitar estos problemas, los especialistas recomiendan no usar tacones de más de siete centímetros de altura ni zapatos de punta o muy estrechos. Ahora bien, si hay que caminar mucho o pasar de pie varias horas, es mejor elegir unos zapatos sin tacón.

El Universal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s