Cristiano y Portugal se van del Mundial

Cristiano llegó tarde al Mundial. Lastrado físicamente, apenas fue capaz de guiar a Portugal a un triunfo insuficiente ante Ghana en un partido en el que los africanos estuvieron mucho más cerca que sus oponentes del pase a octavos. Pero les penalizó la fragilidad de su defensa, que regaló dos goles que tampoco sirvieron para aliviar a los lusos, virtualmente privados de su mejor hombre durante todo el torneo.

170070

Cristiano estuvo en Brasil en cuerpo mortal, pero no en espíritu. Sus problemas de rodilla, y todo el circo montado a su alrededor, han sacado a la estrella lusa del Mundial antes de tiempo. Cierto es que pudo incluso engancharse en un último tramo alocado ante Ghana, pero falló lo que no suele. Ni físico ni confianza, las armas que le convierten en un jugador temible, le han acompañado. Demasiado lastre incluso para él.

Tampoco Portugal ayudó. Ni ante Alemania, ni ante Estados Unidos, ni ante Ghana. De hecho, los africanos estuvieron mucho más cerca de octavos que Portugal. A un gol tras el empate de Gyan, que volvió a mostrar todo el repertorio del hombre de área. Mediado el segundo tiempo, cazó un centro de Asamoah y lo mandó la red de Beto. Pepe y Bruno Alves tendrán pesadillas con Gyan.

Con la derrota de Estados Unidos, Ghana estaba a un paso de octavos. Pese a los disturbios que han sacudido su concentración, lo tuvo mejor que Portugal. Y eso que los lusos se adelantaron en el marcador gracias a un autogol de Boye. Pero si Ghana regaló el primero, también colaboró lo suyo en el segundo de Portugal. Dauda, un portero con reflejos pero evidentes carencias técnicas, dejó a los pies de Cristiano un balón muerto tras un centro de Nani. Ni en silla de ruedas el delantero del Real Madrid hace ascos a semejante regalo.

El 2-1 desarmó a Ghana, que fue mejor antes del 1-0 y a partir del 1-1. De hecho, tuvo el billete hacia las eliminatorias en un balón que Waris cabeceó fuera con todo a su favor. La puso Gyan, que estaba en el punto equivocado de la jugada. Con el error de Dauda, Portugal volvió a creer. Paulo Bento retiró a Eder, un lastre para la ‘Seleçao’ durante todo el torneo, y ubicó a Cristiano de ‘9’. Pese a sus evidentes problemas de rodilla, se las apañó para generar un puñado de ocasiones que, en cualquier caso, desperdició, como un cabezazo a bocajarro en el primer tiempo. En esas sí estuvo acertado el meta ghanés, aunque su error en el segundo gol arruinó las opciones de su selección. Tampoco el primer y último gol de Cristiano en el Mundial sirvió de mucho a las ‘Quinas’. El ‘7’ llegó a Brasil mal, y tarde, y se fue demasiado pronto. Y, como tantos otros, por la puerta de atrás.

Marca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s